Nuestra forma de consumir construye la sociedad en la que vivimos